El tóxico problema con las botellas de aluminio

las botellas de aluminio son toxicas

La única ventaja que tienen sobre una botella de plástico es, en principio, que no se desechan tan rápido. El problema surge cuando en su interior, muchas veces, las recubren con una pequeña capa de plástico para evitar el contacto directo con el agua, pero ¿por qué?.

Es un tipo de botella para agua muy popular entre los campistas y gente que le gusta recorrer grandes distancias caminando, esto debido a su ligereza y resistencia.

Toxicidad del aluminio

El aluminio es un elemento tóxico para el ser humano

Diversos estudios han demostrado que el aluminio es un elemento neurotóxico, que consumido en cantidades elevadas puede desencadenar en enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer.

En la actualidad la exposición al aluminio es cada vez más alta. Este metal no escencial para el ser humano se puede encontrar en empaques, cosméticos, medicamentos, utensilios de cocina, agua potable e incluso alimentos por la contaminación de los suelos.

Otros estudios han demostrado que en zonas donde se trata al agua potable con sales de aluminio para aclararla, muchas veces debido a la mala dosificación, el agua tratada termina con porcentajes de aluminio muy por encima de los permitidos.

Si quieres purificar el agua que llega a tu casa te recomendamos:

Botellas de aluminio y su toxicidad

Botellas de aluminio con plástico en su interior

Tanto los fabricantes de latas como de botellas de aluminio tienen conocimiento de lo tóxico que resulta para el ser humano este elemento, que a demás cambia el sabor de los líquidos que se ponen en contacto con él.

Por tal motivo, la gran mayoría de recipientes de aluminio tienen un recubrimiento de plástico en su interior. En primera, para evitar que los líquidos se pongan en contacto con el aluminio y evitar así un intercambio que altere su sabor. En segunda para evitar lo dañino del aluminio.

Explicado en otras palabras, si te salvas del aluminio, no te salvas del bisfenol (BPA).

Alternativas

Ya vimos que el aluminio y tu salud no se llevan bien. Entonces deberías considerar sustituir tu botella de aluminio (y todo lo relacionado a él) por alguna de otro tipo.

Si te gusta el metal, las de acero inoxidable son parecidas y no hay estudios que demuestren ser tóxicas. Por otro lado, también puedes optar por las de cristal, e incluso las de cobre, que según algunas personas, tiene beneficios a la salud.

Bibliografía

Ospina Zúñiga, O., & Cardona García, O. (2021). Evaluación de la contaminación por aluminio del agua para consumo humano, región central de Colombia. INGE CUC, 17 (2). https://doi.org/10.17981/ingecuc

Gutiérrez, F.; Arcila, V.; Quintero, K.; Álvarez, R.; Querales, M. (2014). Niveles de aluminio sérico en un grupo de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana, 48. 485-490. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=53535594011

Torellas Hidalgo, R. (2012). La exposición al aluminio y su relación con el ambiente y la salud. Revista Tecnogestión, 9 (2). 3-11. https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/tecges/article/view/5646/7164

Índice
  1. Toxicidad del aluminio
  2. Botellas de aluminio y su toxicidad
  3. Alternativas

Te puede interesar

Subir